Roberto Calasso: fuego, camina conmigo.

Vuelta al cole, pongámonos «académicos» y literarios inspirándonos en uno de los especialistas más importantes en mitología de nuestro tiempo: el ensayista y editor  Roberto Calassopilar de mi devocionario.

Roberto Calasso
El conocimiento puede hacerse no sólo con ciencia, también con historias.-Roberto Calasso

El hombre, al observar el cielo, ha creído encontrar un lenguaje y ver narrada una historia. Este lenguaje escrito por estrellas y planetas en la bóveda celeste es el lenguaje primordial con el que se ha construido el pensamiento religioso, común a la mayoría de las culturas. La concepción religiosa del hombre antiguo partía del sencillo principio de que el cielo influía en la tierra: en las estrellas y en sus movimientos percibía ciertos patrones: reconocer, imitar y honrar esos patrones constituía la esencia de la práctica religiosa, una forma de homeostasis o existencia armónica.

En la actualidad este «lenguaje de las estrellas», que fuera tan fértil, es racionalizado con una frialdad desencantada. La astronomía moderna se maravilla ante la inmensidad y el misterio del universo pero explica las fuerzas que lo impulsan en términos puramente materiales y no cree que  el cosmos tenga un significado: ciertamente no ve en el cielo un texto que pueda estar escribiendo o coescribiendo, a la manera de una estructura dramática  o de un software arquetípico, nuestras vidas. La sensación predominante es la que expresa en un poema Octavio Paz: “Alcé la cara al cielo, / inmensa piedra de gastadas letras: / nada me revelaron las estrellas».

Aunque lo hayamos olvidado, el código que el hombre creyó observar hace miles de años en la rueda flamante del cielo, es el fundamento de nuestra cultura.

Aquello que le ocurre al Sol, a la Luna y a los planetas en el cielo se convierte en las historias que nos contamos y que vivimos, cifradas en símbolos. Las grandes historias son capaces de crear religiones que amalgaman a millones de personas.

La astroteología estudia la relación entre la religión y la astronomía. Se divulga en Internet una enorme cantidad de información que antes se consideraba esotérica, mucha de ella de poca fiabilidad, abundando la charlatanería, la manipulación y la paranoia. Pero dentro de ese denso follaje de información, la obra de Manly P. Hall es una especie de faro que permite acercarse con claridad a la filosofía oculta y al misterio religioso.

El gran erudito del esoterismo mundial solía dar charlas dentro de su fundación, la Philosophical Research Society: por fortuna muchas de estas conferencias fueron grabadas y están disponibles en Internet. Dentro de este tesoro de conocimiento se encuentra la serie de Astroteología en las que veremos cómo detrás de la mayoría de los mitos y de las historias religiosas -incluyendo las de los grandes monoteísmos- se esconde una descripción simbólica de un proceso astronómico. No sólo los dioses romanos y griegos son astros, la gran mayoría de los dioses en casi cualquier cultura están asociados a un planeta o a un cuerpo celeste.

(Información sintetizada a partir de un artículo de Alejandro Mar).

Y termino como empecé, con el gran Calasso*. Le preguntan en una entrevista reciente:

¿Cómo es el momento que vivimos hoy?
—Nos atormentan las imágenes por todos lados, nos bombardean, eso no es ninguna novedad pero, entender en el sentido mítico, lo que Nietzsche llamaba el «ojo mítico«, está muy poco presente hoy. Se perdió. Hay modos totalmente distintos de acercarse a una imagen y no creo que éste sea un momento particularmente feliz en este sentido.

La pérdida no es irreparable, alégrese conmigo señor Calasso. Somos unos cuantos los que amamos la Astrología, buen punto de partida para recuperar el finísimo hilo rojo que une a las generaciones con sus dioses.

 

*Según reseña el crítico Pietro Citati, el protagonista de Il cacciatore celeste (el nuevo libro de Roberto Calasso, Adephi, previsto en español para este año), es el hombre de las metamorfosis, al que Calasso acompaña en un viaje de 25 mil años, desde el Paleolítico y los mitos griegos de los orígenes, recogidos en los misterios eleusinos, Las metamorfosis de Ovidio y las Enéadas de Plotino. Ganassssss.

 

Eclipse Total de Sol del 21 de agosto. Repitan conmigo: I am the ritual

Aquí os dejo un ladrillo. Leed hasta el final, que este eclipse es poca broma.

 

Antes de un eclipse los dioses siempre dan una serie de señales, en este caso acerca de cuál es el Ego que hay que soltar.

El Universo nos está dando esta señal: si eliminaste las distracciones (falsas identificaciones) y tomaste una decisión ya a principios de agosto tal y como te pedía Venus y el eclipse parcial de luna el 7 de agosto, habrás creado una apertura y la oportunidad se desplegará ante ti en torno a la fecha de ese eclipse. Abre tu mente y acepta sutilezas: esto no va de que de repente te cae un rayo del cielo que te transforma. Más bien es cuestión de señales, de lucidez, de CAPTAR más que ENTENDER. Como siempre en estos momentos de catapulta estelar, reconocerás el nuevo camino a golpe de sincronías.

Las sincronías son un dialecto de Dios, ¿no? Pues quien tenga oídos que escuche.

Es valioso identificar estas señales porque de lo contrario puedes gastar mucha energía en intentar preservar lo que le da miedo perder. No merece la pena, es un desgaste innecesario, no va a haber manera de aguantarlo mucho más allá del 21 de agosto.

Tierra, luna y sol se alinean ese día en el signo de Leo (y su opuesto Acuario) tocando los nodos lunares, los 2 puntos matemáticos reconocidos por la mismísima NASA: los cuerpos físicos se alinean y las 2 luces más importantes para nosotros se “tapan”, se interponen en la casa del signo que más desea brillar y ser aclamado: Leo.

En un eclipse de Sol, la luna está “tapándolo”: hay una muerte el ego, muere una identificación, dejamos de ser “algo”, nos reinventamos: me doy cuenta de que eso con lo que me identificaba era una función, no lo que yo soy genuinamente. Cierto que las identificaciones son necesarias y funcionales: nos ubican en tiempo-espacio y en el contexto  sociocultural. Y cuando muere un yo hay que honrarlo y agradecerle su papel de vehículo para proyectarnos en el mundo.

Los planetas tienen fisicidad, los puntos matemáticos no. El caso es que la interacción entre puntos matemáticos activa escenarios ajenos a nuestro control. Conecta con realidades, esencias más profundas: los eclipses paradójicamente traen iluminaciones, visibilidad que no proviene del miedo ni del ego. Es cuando nos vemos impulsados a hacer cosas de las que no teníamos referencias en el pasado. Nos vemos estrenando patrones, plataformas, sin “velas vir”.

Los eclipses tampoco suelen implicar procesos racionales. Más aún con Mercurio retrógrado, como coincidirá el 21 de agosto, es fácil que reaparezcan también personas o entornos que teníamos apartados, burbujean sentimientos que estaban arrinconados –prestamos atención a mensajes que normalmente obviamos.

La mayoría de las personas está más errática y sensible de lo habitual. Las máscaras se caen, las personas muestran su verdadera naturaleza.

 

Con Urano fuerte, el planeta de la rebelión, todo el mundo muestra sus verdaderos colores. Urano no va a parar hasta que despertemos (en Aries) nuestra conciencia.

Venus le ha dicho al nodo norte: He mirado bien las posibilidades. He elegido la puerta que más me ha agradado.

Nodo Norte dice: Maravilloso, mira, esta es la oportunidad nueva que hay tras esta puerta.

Urano dice: En cuanto entres, todo lo que conocías se transformará repentinamente en algo completamente diferente.

En éstas, Venus se cuadra con Quirón, la prueba de fuego: nos tienta con la compulsión por repetición, que tenemos que superar. El mensaje de Quirón en todo el medio del eclipse es: “sé que encuentras cierto gusto morboso en conservar esta herida emocional, (por mil razones: porque la sublimas y te hace más creativo, porque sientes que te da aureola de la bohemia, porque a los ojos de los demás te vuelve intenso, porque te justifica en tus rarezas o manías, etc)… pero ya, finish.

Todo se desplegará más allá de nuestra voluntad: más con el Sol actualmente en Cáncer, momento para poner el foco en asuntos como el hogar, estabilidad, familia, la nostalgia por el pasado, tomar el pasado como un lugar de referencia, no de residencia. Mucho foco viene ahí puesto.

Y construir un hogar nuevo como eje del futuro. No importa cuánto te resistas, allá donde te caiga el eclipse, darás el salto. Todos carta en mano, revisando su eje Leo / Acuario, y su equivalente zona de la Casa 5 / Casa 11.

Si tienes nodos lunares allí, además, estás a punto de darte a (la) luz.

Leo es el signo del Sol y Acuario es el signo de Urano: es decir, lidiamos con la esencia de cada uno, lo genuino, la propia capacidad demiúrgica de uno mismo y cómo expongo esta creatividad ante el mundo. Estamos ante todo lo que es genial pero todavía no entendemos nosotros mismos ni nadie a nuestro alrededor. Puede que soltemos alguna noticia bomba, ¿a que sí? Venimos de manejar secretos, de cositas calladas.

En efecto en el racimo de este mes está a tope Urano, representando muchas cosas que no comprendemos aún, algo que es comunicado a través de ondas muy grandes, muy expansivas. Dentro de nosotros significa la capacidad de romper con el pasado, de crear cosas nuevas, de inventar, de ser genios. De estrenarnos en escenarios nuevos. Metafísicamente, es como si bajáramos un nuevo software, por eso las decisiones tomadas cerca de los eclipses son las más definitivas y las más directamente conectadas con los dioses.

En definitiva, este Eclipse Total de Sol te obliga a aclararte tras unas intensas semanas de resentimiento, avidez o ciclotimia emocional, según cada carta. Lo que te hace entender es que:

O bien tomamos al Sol como metáfora de centro de calidez del universo, extrapolado al universo propio. Es decir, o nos dedicamos a desplegar emanación de calidez a nuestro entorno. Ser Sol para dar-se.

O bien tomamos al Sol como Yo Autoreferencial, energía jerarquizada y excluyente: el círculo central que limita quien soy y no deja pasar nada más porque sigue pidiendo tan sólo más reconocimiento y aplauso.  Ser Sol para recibir.

La primera opción tiene premio porque estos eclipses tumban, ponen sombra encima de personas que han obtenido el brillo con luz robada. Esto del Universo es un poco como el “rasca y pica”:  es guay ayudar a los demás a calentarse y encontrar su propia fuente de luz interna para no tener que seguir robando luz externa.

Cuando tomamos luz de otras cosas estamos usando un atajo para sentirnos bien simple-mente, para sentir una identificación narcótica. Y nos perdemos cada paisaje…

Por eso es importante abrir los ojos ante esas identificaciones justo ahora, ser conscientes de que las usamos hasta un momento dado, pero no somos nosotros. El hecho de ser consciente de que esas identificaciones están en continua evolución, como nosotros mismos, y aceptar que pueden cambiar precisamente porque uno cambia, es lo que supone la gran diferencia: aceptarlo es el nuevo brillo que nos pide este eclipse.

Pero hay identificaciones muy fuertes para ciertas personas, sin las que no se reconocen. Imaginemos decirle a un artista, acostumbrado a la ovación de crítica y público, que no es un “artista” sino una persona común y corriente. Vamos a decirle a Beyoncé que su culo no es especial, que su voz tampoco lo es, sino que son atributos sencillamente únicos. Ante una identificación tan fuerte, difícilmente se “reconocería” en esta nueva versión de sí misma. Beyoncé no va a leer este blog, pero si lo hiciera, le ocurriría lo mismo que a todos en este eclipse: internamente una voz exterior a nosotros nos va a hacer entender internamente que hay una identificación que ha de desaparecer YA porque nos está limitando a crear la identificación nueva que vamos a crear de aquí en adelante y que nos va a marcar el rumbo evolutivo de los siguientes 9 años. Your attention please: se trata de un nuevo talento, un nuevo proyecto o relación (porque Leo y la Casa 5 son “room” de la ignición del corazón y del amor). De eso va un poco este eclipse, porque es total, es de Sol. Afinando más aún,tenemos que figuras masculinas salen del camino de las mujeres. Y si somos mujeres, parte del ego defensivo, masculino, se nos desinfla.

Estos eclipses vienen para que cada uno descubramos qué nos hace especiales, pero no para decir “soy especial, no te acerques a mí”, sino para poder entregarlo en servicio.

También ocurriendo en la constelación de Leo, las almas más sensibles entenderán que “la estrella” se debe a su público cierto, pero si uno quiere crecer desde el punto de vista creativo, no debe mirarse al ombligo, sino mirar la necesidad que hay en la audiencia. Se trata de aprender que somos un canal de luz, de creatividad y que de nada sirve tener un conocimiento si otros no lo pueden aprovechar. Esto de “Ser Sol para dar-se” de arriba.

El signo opuesto a donde se da el eclipse es Acuario: ahí está el nodo sur del eclipse. LISTA DE COSAS A ELIMINAR: dejar el miedo, a que me vean cono el “raro” que hace cosas extravagantes que nadie comprende. Esa es la vibra con la que sintonizar con la energía de este eclipse: Sólo así podrá brillar Leo (casa 5).

Por último, a medida que nos acercamos a este eclipse total de Sol en Leo, se da la última cuadratura entre Júpiter y Plutón: no queremos más resentimiento, oscuridad, luchas de poder, aguas estancadas. Se rebelan muchas cosas oscuras, algunas vienen del año pasado.

Muy interesante que días previos al eclipse, tenemos la luna llena en Acuario del 7 de agosto. Muy oportuno porque Acuario representa el amor desinteresado, el “agape”, el más elevado. Y es el que de verdad acerca a almas gemelas, no es el amor con apegos. No es el amor con celos, no son las relaciones verticales, sino que se alinea con el clima del Universo este mes:  suelta ese talento, esa luz (casa 5, Leo) porque has de entregársela con agape a personas a las que te una complicidad (que es la audiencia/ Acuario, casa 11) PERO antes tiene que caer tu ego. Hay algo por ahí que de verdad te está haciendo daño y te está impidiendo crecer, y va a caer.

También delicado en este eclipse:
Compulsividad a llamar la atención.

Temas de libertad (en relación a “quiero amar a quien quiero amar”)

Expresión y no represión: expresarnos tal y como somos y en esa expresión, además, vernos apoyados por alguien que nos impulsa, ya sea una relación personal o profesional. Es el mítico momento en que basta con que una sola persona crea en nosotros o en nuestro proyecto y eso bastará para impulsarlo.

Pérdida de una importante capa de ego, con su etiqueta identificativa asociada.

Alguien va a venir a apoyarnos, se va a mostrar hombro a hombro, incondicional, con plena fe o impulso para creer en nosotros mismos o darnos el valor o la motivación para crear algo o dar inicio a algo que implique dar un gran salto.

La cosa va de alturas, como siempre con los eclipses.

Hay meditaciones, hay ayudas para hacer este tránsito más cómodo, para identificar mejor cuál es ese nuevo talento o realidad que va a comenzar a brillar en tu vida, pero recuerda que la gran ayuda, el principal ritual, eres tú.

¿Qué vas a lanzar? ¿Desde dónde? ¿A quién vas a dejar? ¿A quién decides conservar?

¿A quién/qué vas a dar a luz?

Hasta el 9 de septiembre andaremos embarrados con este tema, nos vemos en el fango.

Surprise, you´re dead

Me tiene este agosto on fire, con tembladera incluida.

A ver: Venus viaja por la constelación de Cáncer hasta el próximo 26 de agosto, prácticamente coincidiendo con el Eclipse Total de Sol y también con Mercurio en plena retrogradación…. Venus rige el deseo y lo lleva al escenario de las necesidades, apegos y, ojo, también las fluctuaciones (Cáncer rige a la luna y su fluctuante luz, no está de más recordar que reflejada, no de propia emisión).

Así pues, la energía que Venus va a desplegar es elevar el deseo a la categoría de necesidad y decidir de una vez entre las opciones que venía barajando desde Géminis durante todo junio. En cristiano: más que necesitar un cambio, lo desearás, más que desear abandonar algo, necesitarás dejarlo. Lo bueno es que Venus nos está ayudando a dar un salto y a dejar atrás algo pasado, para dejar que el próximo Eclipse Total de Sol (21 de agosto) haga el resto. La mente (Mercurio) lleva dándole vueltas a ese bye bye sentimental muy activamente desde finales de mayo, principios de junio.

La fuerza de voluntad y el sentido de propósito (Sol conjunto a Marte en junio) le siguieron aportando empuje y sentido de misión, ya sólo queda por unirse al racimo planetario Venus, la apertura, la receptividad. Que pase la Maravilla, que se cumpla.

A mí estas potencias disponibles en agosto, más allá del mareo -…que, de verdad que es para marearse, con tanta intensidad en el cielo este mes…-, me gustan porque reconozco como más “verdad” en las personas, más certeza en la naturaleza de los deseos.

Oh, Lord!!! Wallaahi!!!

También me gusta porque veo que la voluntad se maneja con amor, con afán seductor, una llama que se daba por perdida es avivada y se expande sutilmente volatilizada, como sin tocarnos, en suspensión. Ya pasaron los días rigurosos para el corazón, aquello que se polarizó tan radical y abruptamente entorno a los días del Solsticio se rinde ante una nueva voluntad erotizada y amorosa. Mes este con una configuración planetaria tan heavy y propicia al renacimiento como no ocurría en años,  con llaves maestras, aperturas para abordar de frente cuestiones del tipo qué es realmente genuino para mí, cuál es mi auténtica necesidad en una relación hoy por hoy, etc. Sin dramas. Cuando la necesidad cambia, no tiene sentido alimentar necesidades antiguas… Mercurio retrógrado, con su inercia de introversión, ayudará a hacer inventario y reflexionar sobre ello.

Desde esta pasada luna nueva del 23 de Julio, ¿no notáis un shift brutal por dentro? Tiene que ver con que estamos en la antesala del Eclipse Total de Sol.

Por partes, así va la vaina marcada por la lunación que acompaña este mes de transformaciones y disolución.

  • Luna nueva en Leo del 23 de julio: focus, please. Tocó eliminar distracciones y pretextos y vernos de cara. Que levante la mano quien no se haya parado en seco simplemente para tomar conciencia de una vez de que estaba ante un nuevo camino. Traduzco de nuevo: que levante la mano quien no haya llorado o pataleado de alguna forma estos días.

No hablo de detenerse a sopesar si “este camino me conviene o no”, o de valorar los procons de distintas opciones… No, esa fase energética de desbroce ya ocurrió, esa energía ya estuvo disponible y lo que ocurre ahora es que hemos topado con el mismísimo km 0. (Ignition Time: entorno a la conjunción Marte con el Sol, cuando se unieron el 26 de julio y se pudo leer en glitter en todo el firmamento el lema: “Esto soy yo y en este punto quiero iniciar un nuevo camino” o en versión menos autoconsciente, nos planteó un gran interrogante “¿quién soy yo ahora?”). A desidentificarse, camaradas.

  • Creciente del 30 de julio, en Escorpio: gana visibilidad la manifestación de la intención o el deseo que llevamos bullendo por dentro (y que irrumpirá irremediablemente tras el eclipse). Es momento de identificar cuánto queremos lo que queremos, y si estamos alineándonos con personas y situaciones que nos motivan o que al contrario nos drenan la energía. No scape. El Universo nos pone en fila india para ir tirándonos al vacío desde nuestras estructuras más altas.
  • Llena el 7 de agosto en la constelación de Acuario: ofrecernos a un propósito superior cuando emerjan las novedades que traerá sin duda esta luna. Algo va a quedar atrás, desafiliado del alma. Toca encender una nueva llama, no avivar una antigua. Estamos en un clima emocional tope disruptivo. Ahora mismo la temeridad tiene premio, aunque en el proceso de transformación tengamos que pagar a cambio el peaje de ser durante unos días canal de oscuridad, especialmente las mujeres (porque esta lunación trae eclipse parcial de Luna, la pasamos en la sombra).

Para completar esta plataforma de “trampolín” cósmico que nos afectará a todos, TODOS, termino apuntando que Urano está muy potente concentrado sobre nosotros (está justo ahora estacionario, a puntito de retrogradar) y acompaña con su despliegue de pensamientos o actos subversivos toda una serie de cambios a la fuerza… Surprise, you´ re dead!! Ha, ha, ha… Open your eyes.

Independientemente de nuestro grado de “apertura”, fuerza o sensibilidad, la mayor parte de la gente vibraremos en la polaridad entre transgredir o preservar el orden establecido. Lucha.

La inercia del confort  (de lo conocido o acostumbrado) probablemente nos invite a oponer resistencia a la energía de cambio que viene de cara. Pero las cosas, cuando no las dejamos pasar, se nos precipitan encima y nos dejan hechos unos zorros. Así que déjate renacer y fluye en el cambio. Tranquilidad, hay hospitales.

Recapitulo: aquellas situaciones o relaciones marcadas por el desequilibrio van a llegar a un punto de tensión tal, o van a evidenciarse tanto, que va a ser necesaria una transformación profunda, una modificación de ejes de poder. Si hasta ahora no habías sostenido ningún vacío, vas a ver al Maestro de cara.

Si la cosa que estas semanas entra «en coma» iba ya mal, puede terminar. Si la cosa iba bien pero había algún límite, se rompen los patrones y surge un nuevo ambiente, con Urano no pretendas una solución de continuidad, más bien mentalicémonos a ser receptivos a todo lo contrario a lo de antes.

Mención aparte merece el eclipse de sol. Me lo llevo a otro post.

 

 

 

Investigación y ciencia

Tocar la física moderna para abordar la comprensión de lo astrológico es delicado. Hermoso y delicado. Tocarla desde la no-cátedra, es decir, desde una modesta actitud filosófica (la perpetua pregunta) y con ambos hemisferios cerebrales. Sin prejuicios, contrastando, que es lo bonito.

Las pruebas terminan por superar a los paradigmas, aunque sea también para aniquilaros. Esto nos pasa a los investigadores de materias tanto estrictamente científicas como humanísticas (filosóficas, psicológicas…). Por aquí vamos juntos.

Como estudiante de Astrología afanada en legitimar, dar vigencia actual y utilidad práctica a esta herramienta de aproximación a la realidad, me pregunto cuál es la diferencia (en términos de consistencia/inconsistencia interna) entre cualquier disciplina de estudio llamada científica y la nuestra, sobre todo cuando leo artículos de revistas de divulgación científica y extrapolo sus métodos de aproximación al conocimiento.

 

Los conceptos básicos que emplea, por ejemplo, la física moderna, en ocasiones se contradicen entre sí. Principalmente en el campo de la física de altas energías: los científicos se encuentran con problemas que el propio colectivo describe como “malestar estético” refiriéndose a cuando topa con la pared de la imposibilidad de demostración. Los investigadores llegan a obtener valores que no consiguen explicar. Puede que exista explicación pero puede también que no. En realidad, se trata de un problema estético, ya que el modelo funciona a la perfección. Por aquí continuamos juntos.

¿Cabría hablar del mismo problema cosmético también en relación de Astrología como ciencia experimental, como corpus teórico fenomenológico? Seguiríamos yendo juntos.

Me recreo en esta cita: “En física de altas energías hay otro problema que tampoco es de naturaleza estética. Uno que pone de manifiesto una inconsistencia fundamental de nuestras teorías y hace que, bajo ciertas circunstancias, éstas resulten completamente inútiles (…) entre otras cosas, esto significa que lo único que cabe predecir son probabilidades”.*

¿A que va a ser que nos estamos aproximando por aquí a golpe de tangente sin saberlo… y lo que ocurre es sólo que el velo de “lo pseudo” nos impide reconocernos como camaradas…? A ver si llega el día en que la ciencia descubra la partícula que le hace falta para entendernos a los astrólogos. A ver si la Astrología termina de actualizar su aproximación a la realidad con vocabulario y referentes contemporáneos.

Estamos en tiempos propicios para todo tipo de revisiones, a Noam Chomsky le acaban de rebatir su revolucionaria teoría sobre la adquisición del lenguaje y por ahora no ha muerto del susto ningún lingüista. En mis años de estudiante de Filología (los 90s) cuestionar a Chomsky era herético. Hoy es cool.

Es cuestión de tiempo todo.

 

*(Sabine Hossenfelder en su artículo “La gravedad cuántica, camino de convertirse en ciencia” Revista Investigación y ciencia nº 484)

 

 

Esto está pasando

Por razones un poco bestias, en este momento de mi vida me encuentro posicionada frontalmente contra esta especie de permanente exhibicionismo de lo sucedáneo  en que actualmente tienden a basarse las relaciones personales.

A pesar de que, como sugiere mi maestro (de Astrología en Cosmograma) Andrés Zaragoza, este tipo de posicionamiento perpetúa maniqueísmos, alimenta los posicionamientos en bandos y convendría abordar mejor este asunto de identificar lo falsario desde una perspectiva más Pisciniana….yo no lo consigo, aún me queda bastante por alquimizar.

(c) instalación de Camilo Matiz

En los últimos tiempos veo cómo avanza imparable la invasión del «yo» reflejado en mil pantallas (la del ordenador, la del móvil, la tablet, el croma, el videowall de turno, del libro electrónico, de la televisión…), es decir, que en realidad lo que aumenta es la percepción de un onanista «yo egoerotizado» (que por cierto no es nada sin un botón de «intro» o cobertura 4G) hasta un límite caleidoscópico yo, yo, yo, yo y yo…  (Jean Twenge: “Generación yo») que no conoce extenuación, es su propia gasolina y además anda por ahí suelto como si nada, proyectándose en el mundo cuando en realidad permanece fuera de él, sin formar parte de él, simplemente espejando el reflejo del reflejo del reflejo del reflejo en el que se ha desvirtuado el objeto, el fenómeno, la maravilla, el milagro, la fragilidad del simple existir de las cosas.

Quizás esteis de acuerdo en que algunos comportamientos que se tienen en la actualidad por altamente espirituales, trascendentes y/o altruistas son en realidad ególatras. Fakes. Meros selfies. El narcisismo, tal y como lo bautizó la psiquiatría moderna con Freud, ha derivado hacia el campo semántico de la idolatría, de manera que es muy frecuente ver cómo el término egolatría remplaza al tradicional y más ramplón egocentrismo, no escapa a la vorágine de lo exponencial, crece hasta límites insospechados y aún por encima termina apuntando a lo que William Davis (autor de The Happiness Industry) etiqueta como una creciente protorreligión en la que: «el optimismo y la autocreencia son obligaciones casi morales». El viejo dicho de «si no te encuentra google, no existes» tiene actualización: «Si no haces como que eres feliz, no nos vales».

El psiquiatra estadounidense Allen Frances revisita a Eric Fromm y su Patología de la normalidad en  su libro titulado: ¿Somos todos enfermos mentales? A mi modo de ver, su gran logro es haber actualizado lo que Fromm no pudo contemporizar en su análisis  (eran otros tiempos, ntch).

La hiperinflacción diagnóstica que predecía Fromm, el bueno de Frances anuncia que ya está aquí, y la resume en algo así como: «O eres feliz o estás mal de la cabeza«.

Poneos cómodxs que viene una vuelta de tuerca más sobre esto de las pantallas, los egos y la falsificación de uno mismo, para llevaros hacia donde hay algo que quiero mostraros. (La animación dura algo más de un minuto, pero merece la pena ver el final):

¡Esa es la actitud! ?

Posted by Genial on Friday, 31 March 2017

Lo dicho, toda una protorreligión en la era de los templos selfish. La del vídeo decidió ponerse en valor fingiendo sobre sí misma.

Ahora os planteo un pasatiempo, un rompecabezas: de las infografías que siguen, fijaos a ver si identificáis palabras (y por lo tanto sus emociones equivalentes) a las que hace años que no os referíais… ¿sabes identificar y distinguir cuándo sientes displicencia, execración o vesania? Ostras, he tenido que buscar vesania… ¿Cómo saber elaborar psicológicamente las emociones si no sabemos siquiera designarlas? Normal…, pocos selfies nos hacemos en realidad para lo mal que está la cosa.

Ahora a ver cómo os funciona el juego en esta otra infografía con un campo semántico bien distinto:

Ya…, para empezar hay menos vocabulario relativo a emociones positivas.

Pues bien, rescato esta cita espléndida tomada de PijamaSurf a modo de síntesis de mi post/denuncia de hoy: “La positividad de nuestro siglo es un problema mental. Sobrevenido, diseñado y provocado, pero un problema mental. No nos referimos a la felicidad limpia y natural, sino a la positividad cool.”

Conste en acta.

En la presentación en Coruña del numinoso largometraje titulado Mimosas, el último regalo al Universo de su director Oliver Laxe, le escuché decir esta reflexión: “vivimos en una época de inversiones, lo que está bien y mal, de lo que soy o no soy… se invierte, se confunde. Se ha perdido conexión con el diálogo interior». Como puños.

Te animo a romper tus espejos, a que te reflejes en tu gente, en tus obras, en el mapa de tu cielo y que evitemos todos la intermediación de lo sucedáneo, del fingimiento, de la recreación. Si no sabes por dónde empezar, estudia y déjate estudiar por la astrología.

 

 

Fernando Pessoa, el astrólogo coherente

La astrología fascinaba a Pessoa como vehículo de conocimiento, orientador, filosofía útil y estructurante, parafraseamos al astrólogo luso Paulo Cardoso, a quien debemos en buena medida la luz a la que ha salido la querencia del poeta por esta ciencia milenaria. Al parecer le venía el interés por influencia de la abuela materna y a mí personalmente me llama la atención que buena parte de sus escritos relacionados con la astrología estén en inglés (Pessoa ya no vivía en Sudáfrica para cuando se comienza a explicitar su interés en la astrología). Más de 300 cartas astrales se han encontrado entre sus apuntes, cuadernos y libros. Sus escritos sobre astrología, todo tipo de textos y gráficos, suman casi 10.000 referencias. Increíble.

Portada del riguroso estudio de Cardoso (con colaboración de Pizarro) sobre Pessoa astrólogo

Fernando Pessoa Cartas Astrológicas” (Bertrand Editora), de Paulo Cardoso en colaboración con Jerónimo Pizarro, regala a los amantes de Pessoa una faceta del autor que articula y entrelaza su vida y su Obra. El autor hace justicia. Es por lo demás, una bonita edición, abundantísima en documentos propiedad del poeta. Un regalo. Da mucho gusto que haya astrólogos que divulguen la astrología de forma tan abierta y persistente, el propio Cardoso afirma que durante años tuvo que luchar contra la condescendencia con la que «desde cátedra» se le respondía a sus imbatibles pruebas de que a Pessoa sencillamente le fascinaba la astrología. Y llegó el día de publicar este libro que, aunque sea en portugués, merece un intento de lectura en español. Os cuento cosas para despertar vuestra curiosidad procurando no hacer spoiler, para quien se anime.

Fernando Pessoa se afanó de forma exhaustiva en validar la astrología más desde un espíritu concienzudo que crítico, es decir, doblemente crítico. Quiero decir, que su afán era testarla. Este era su punto de vista. Esta era la Cuestión Astrológica para Pessoa, entendiendo «cuestión» de forma ontológica.

La astrología es verificable, si alguien se toma el trabajo de verificarla. La razón por la que las estrellas influyen sobre nosotros es una pregunta difícil de contestar, pero no es una pregunta científica. Para Pessoa, la pregunta científica es: ¿influyen sobre nosotros o no? La razón por la que eso podría ocurrir es metafísica y no altera el hecho, toda vez que descubrimos que es un hecho.

La práctica de la astrología conllevaba para el poeta la validación que invariablemente observaba en ella. Era tan minucioso que tiene cuadernos y cuadernos con “ejercicios” donde verifica en el pasado de una biografía aquellos hechos que él identifica con las respectivas señales en las cartas, para probar su correspondencia. Las Direcciones le debían encantar. Se ve que tenía una enorme capacidad de síntesis y de análisis. Sería un astrólogo sensato hoy en día, daría mucho gusto escucharle sin duda. Y sagaz, caray. Las lagunas de las biografías de las personalidades y amigos que estudiaba, por lo visto las llenaba con acierto a partir información extraída de sus cartas natales. No quisiera ofender aquí a nadie sugiriendo cierto “vojeurismo existencial” de Pessoa. Es hermoso imaginar cómo echaba horas de cálculos y lecturas, probablemente momentos profundas introspecciones.

Cardoso agrupa en 3 etapas los escritos sobre astrología hallados en el baúl del poeta:

Los documentos que obedecen a un incipiente interés de Fernando Pessoa por la astrología y que consisten principalmente en una primera fase de estudio y encargos de cartas astrales a profesionales principalmente de Inglaterra.

Los escritos que incluyen las cartas propias hechas por él mismo, el acopio de bibliografía y correspondencia, entre otros, con el editor del British Journal of Astrology.

Y por último una etapa de “madurez astrológica” donde han llegado a nosotros todo tipo de cuadernos y documentos que muestran a un astrólogo experimentado con dominio de diferentes técnicas, y una práctica cotidiana de la astrología. Llegó incluso a prestar servicios profesionales como astrólogo, con el nombre de Rafael Baldaya.

Estamos hablando principalmente de los años 1920/30s (el poeta murió en 1935). Otro dato curioso: Plutón se descubrió en 1930, y como bien apunta Paulo Cardoso, sus efemérides tardarían aún en estarían disponibles, años quizás.

Unas notas que tomé al leer el libro y que selecciono procurando no caer en obviedades sobre Pessoa:

  • Le obsesionaba el sentido de misión. Fernando Pessoa no tiraba ni un papel, y escribía y escribía. Se conservan frases memorables escritas en servilletas de bar. El sentido de misión en un neptuniano como él se puede identificar con el de realizar una “obra” y él intuía a partir de su carta que la suya estaba destinada a ser grande pero este destino vendría postergado de forma que él no lo vería materializado en vida.
  • También me tocó la fibra sensible descubrir el tema de la reencarnación, o lo que él llamaría transpersonalización, la ligazón kármica que Pessoa identifica entre él y Shakespeare por sinastría.
  • El tema de la duración de la vida, más que el tema de la muerte en sí, el cómo morir sino el cuánto «durar», le interesaba muchísimo. Parece que era una preocupación para Pessoa, ¿quizás por prever que su vida no sería muy larga? Es un tema recurrente en sus prácticas con biografías ajenas, observar anotaciones destinadas a deducir los aspectos sincrónicos a la muerte de las personas.
  • A Pessoa le gustaba la astrología horaria, y tenía en cuenta el Parte de la Fortuna, algo aún poco común en su época, en eso era muy adelantado. Sobrescribía su símbolo en los “mapas del cielo” de los manuales que usaba para aprender y practicar, y así enriquecía las interpretaciones. Un fenómeno. Constan documentos donde queda registro de la compra por correo sus efemérides y de una abundantísima bibliografía. Le pegaba a Amazon a su manera.
  • Se atrevió a teorizar, e incluso inventó un sistema de domificación de 28 partes con el que practicó puntualmente.
    Documento original de Pessoa que muestra una hoja típica de trabajo astrológico, conservada en la Biblioteca Nacional de POrtugal con la referencia BNP/E3, Sinais 6-42V

    Fernando Pessoa aprovechaba las hojas no utilizadas de agendas desfasadas para sus metódicas y rigurosas anotaciones astrológicas. Referencia del documento BNP/E3, Sinais 2-24V

No quería caer en tópicos sobre el Pessoa astrólogo y pensaba pasar por alto la mención a la rectificación que el poeta hizo de la carta natal a Aleister Crowley, pero tengo que hacerlo para que descubráis con la sutileza que lo hizo. En una elegantísima carta al editor de la biografía de Crowley donde argumenta astrológicamente la corrección (al segundo) de la hora de nacimiento del mago, termina diciendo: “This is a mere speculation, of course, and I am sorry to inflict you upon you this purely fantastic intrussion in what  is, after all, only a business letter”, como quitándose importancia.

Para quien sepa de astrología, el libro de Cardoso tiene perlas de manual y se aprende muchísimo, el propio autor es un célebre astrólogo en su país e introduce visiones también a partir de su experiencia, nos explica en ocasiones por qué Pessoa “ve lo que ve”, con aportes muy interesantes. Para quienes estén menos familiarizados con la astrología, el autor escribe con gran voluntad divulgativa, con referencias muy nítidas e incluso incluye un pequeño glosario. El principal valor de “Fernando Pessoa Cartas Astrológicas” para mí es haber tomado esta forma el tesón, el talento y la fe de años invertidos en la investigación de Paulo Cardoso para dignidad de la astrología y del propio Pessoa. También me ha descubierto a autores como Raúl Leal o Antonio Botto, intelectuales portugueses interesantísimos que no conocía, presentes entre las cartas estudiadas por Pessoa. Y me ha maravillado de la cantidad de documentos que se reproducen con dibujos hermosos y caóticos de cartas completadas con notas manuscritas de letra apenas descifrable. Lo único que eché de menos quizás es un lugar destacado en el libro para el dibujo de la carta de Pessoa. A color y al inicio.

Carta natal de Fernando Pessoa

Ojalá lo veamos en posteriores ediciones, que las merece porque el libro es un buen libro.

 

 

Yo me curo, tú te curas, él se cura…

Conjuguemos bien los verbos, especialmente todos los relativos al campo semántico de la salud: la enfermedad no nos sucede A nosotros, sucede EN nosotros.

Pincha en la imagen para descubrir a Jordi Domingo, un psiquiatra increíble y un «hombre bueno» (no confundir con «un buen hombre»), al frente de Nepp.

Me reverbera en la vibra de un Rudolf Steiner… ¿Sueño despierta?

 

 

Ciclos y dinámicas de salud

Día de Reyes

Felicidades hoy también, astrólogos, aficionados o profesionales, lectores, oyentes, a todos los receptores de la Ley y el Arte.

Encuentro en los Reyes Magos de Oriente un buen patronazgo del gremio, al menos uno poético al que sumar a nuestro día grande, el Equinocio de Primavera, el mítico Km0, el 0º de aries. Un fragmento de un hermoso poema de Pablo Neruda, para celebrar que hemos sido llamados y la llamada nos pilló despiertos.

Con este poema abre Gonzalo Pérez su excepcional «Un espejo cósmico»…
geometria sagrada

«…Y ví de pronto el cielo

desgranado

y abierto,

planetas

plantaciones palpitantes,

la sobra perforada,

acribillada,

por flechas, fuegos y flores,

la noche arrolladora, el universo.

Y yo, mínimo ser,

ebrio del gran vacío

constelado,

a semejanza, a imagen

del misterio,

me sentí parte pura

del abismo,

rodé con las estrellas,

 mi corazón se desató en el viento.»

 

PABLO NERUDA

Memorial de Isla Negra

 

Mensaje navideño

La verdad, en esta época que vivimos hay personas que empiezan a desconfiar de los reclamos masivos del tipo “detox food”, “slow living”. El lema que empieza “keep calm because…”, ¿no está ya muy gastado? …  Por eso bienvenido Mercurio cuando te pones a retrogradar, si con esta inversión de la corriente habitual del pensamiento concreto nos sirves para revisar también estos conceptos y ver cuánto hay en ellos de fórmula liberadora y cuánto de publicitaria. Con casi 9 años en el sector del marketing, os puedo decir que huele a lo segundo de lejos. Ya no se pueden camuflar entre nuestras afirmaciones positivas sin sonar a vieja fórmula, una vertiente más de consumo, disfrazada de “despertar de conciencia”. Yo me he plantado. Será Mercurio ….

Esta retrogradación de Mercurio en Capricornio, iniciada el 19.12 y que durará hasta Reyes de 2017 reproduce inusualmente un patrón análogo al año pasado por estas fechas. Al igual que entonces, “barre” a Plutón en su viaje de ida, vuelve a tocarlo en conjunción exacta en su retrogradación, y viaja finalmente de ida ya en movimiento directo. Esto es: vuelve a tocar en tres ocasiones al gran catalizador de las transformaciones al estilo “todo o nada”, el gran Plutón. ¿A alguien le suena este tipo de energía de hace un año? Con el sol acompañando, parece que estas transformaciones a las que nos veremos obligados muchos de nosotros liberan de una especie de túnel en el que puede que nos hayamos sentido aquellos a quienes esta conjunción Sol-Plutón-Mercurio (retro y directo) nos haya tocado puntos sensibles de la carta. En mi caso, el Ascendente, bingo.

Más que a renovación de un ciclo, huele a comienzos de uno completamente nuevo. Con la energía puesta en movimiento en el cosmos, da la impresión de que estos 20 días de Mercurio recorriendo en varias pasadas por Capricornio son sólo un “ensayo” de lo que viene para el año próximo: es fácil que muchas personas sientan una imperiosa necesidad (Plutón, fuera del control de uno, ajeno a la voluntad) de transformar su mundo, redefiniéndolo sobre unos cimientos nuevos, si no plenamente, renovados en profundidad (estamos en Capricornio y su regente Saturno así lo indica, además haciendo  semisextil a estas 3 fuerzas planetarias que estamos analizando en este post).Reconoceremos bajo una nueva luz a nuestra realidad, y comenzaremos a ser más fieles a nosotros mismos, congruentes con la transformación que cada uno vivirá en distinto grado en 2017. El 21 de diciembre cambiamos al solsticio de invierno. Una fecha sensible tradicionalmente todos los años porque implica cambio en un signo cardinal de tierra (Capricornio). El final de 2016 es más que el final de un año, en esta ocasión es especial porque implica simbólicamente el final de algo mucho más radical: el caos que ha marcado energéticamente este año. Por eso esta Nochevieja tiene algo de radical: allí donde la pasemos, con quién y cómo, nos dirá mucho de cómo viviremos los próximos meses porque Mercurio retrogradando en Capricornio, el eje del solsticio de invierno, hemos dicho cómo nos hará redefinir nuestro mundo suscitando preguntas internas del tipo: ¿Y cómo he llegado hasta esta situación? ¿Cómo he permitido que llegara tan lejos y no me he dado cuenta o no le he puesto remedio antes? Durante los 3 meses siguientes, las respuestas te serán reveladas por la misma voz interna que te las pregunta. O por algún acontecimiento externo que simplemente te dará las claves, depende de tu carta natal propia).

No parece que estas fechas navideñas inviten a ser especialmente alocadas o frívolas precisamente: Saturno en Sagitario hace que se imponga la verdad sobre las cosas, es fácil que la evasión y euforia propia de los excesos en los festejos o bien no apetezca tanto, o bien tenga efectos algo incómodos. Mercurio retrógrado conjunto a Plutón cuadrados ambos a Júpiter y Urano: imprevistos, nervios (ambiente electrificado), excesos que traen remordimientos o que nos vienen a complicar la vida… ¿Invitados inesperados en casa? ¿Traspapelaste el décimo de lotería premiado con la pedrea con lo bien que te venía? ¿Con una copa de más metiste la pata diciendo lo que no debías a quien no debías? Ejem, me contáis en enero vuestras «incidencias» navideñas…

Al mismo tiempo, estos días navideños Júpiter en Libra opuesto a Urano en Aries trae a las reuniones y dinámicas de grupo la típica situación de: “Te sonrío cuando en realidad no te puedo ni ver delante”. Nadie se alarme, esto está a la orden del día pero cuidado con el cinismo propio y ajeno. Recomendamos no dar cuerda a ese reloj, trae desajustes temporales (te saca de tu rueda evolutiva, vaya, cambia la velocidad de tus avances, deja tu saldo de riqueza inmaterial en negativo). Ya que te ponemos sobre aviso, no te desgastes andando por esas bajuras y aprovecha esta energía planetaria para elegir conscientemente el camino de la autenticidad. Revisa tus alianzas, para distinguir la verdad que hay en ellas y cuida a la gente que se alinea con tus principios e ideales, que comparte misión en la vida contigo (en el sentido de percepción y sensibilidad). Las águilas no vuelan con las palomas, cada una tiene su hábitat, su cota de altura propia.

En fin, siente el potencial, mantente firme en la vibración cambiante y caótica de estas fechas este año y prepárate a fondo. En 2017 viene un nuevo despertar similar al de hace años con Urano entrando en Aries. El velo de Maya se descorre para más gente cada vez. Feliz umbral. Mis mejores deseos y sueños para el año que viene. Que disfrutes con intensidad cada momento que te ofrece la vida y sobre todo que seas feliz, pero sin dejar de ser tú mismo.

Felices fiestas y felices sueños.

 

 

Fernando Pessoa, una aproximación

Tal día como hoy, 30 de noviembre de 1993, abrió sus puertas al público la Casa Fernando Pessoa como museo, biblioteca y centro cultural en Lisboa. Precisamente el mismo día en que se conmemora la muerte de Pessoa, en 1935. Se trata de la casa que fue habitada por el autor en los últimos 15 años de su vida y donde es posible visitar su dormitorio, una sala multimedia y consultar la biblioteca temática, especializada en Fernando Pessoa y poesía mundial, con cientos de volúmenes originales propiedad del gran escritor luso. Pessoa es una figura literaria y filosófica internacional de primer orden, pero quizás sólo sus estudiosos o acérrimos seguidores conocen otra faceta suya: la de eminente astrólogo.

Así es, Fernando Pessoa primero encargó numerosas lecturas de su carta a diferentes astrólogos internacionales contemporáneos. Se afanó después en un estudio concienzudo de la materia y posteriormente llegó a idear un pseudónimo (Rafael Baldaia) con el que llegó a prestar servicios profesionales de consultoría astrológica. Con los libros de Alan Leo (Astrología Esotérica) como cabecera, en especial el titulado A Thousand and One Notable Nativities, sus análisis y predicciones fueron tan ajustadas a la realidad que hasta corrigió por carta algunos cálculos al mismísimo líder de la Golden Dawn, Alesteir Crowley y llegó a trazar su propia fecha de fallecimiento con escaso margen de error.

Hoy por hoy en Portugal es más que reconocida, respetada y divulgada esta afición de Pessoa por la Astrología. Tristemente, no lo es tanto en otros países. Entre los casi 30.000 documentos encontrados al fallecimiento de Pessoa en su arca de tesoros (sus escritos reunidos sin clasificar), se hallaron más de 2.000 documentos de naturaleza astrológica, y se han contabilizado cerca de 300 cartas natales firmadas por él. Gran mérito teniendo en cuenta la ausencia de software disponible en aquella época con el que realizar los cálculos que permiten dibujar una carta natal (horas y horas de cálculos astronómicos y matemáticos previas a la interpretación de un tema natal).

Recientemente he adquirido el libro de uno de los astrólogos actuales más célebres de Portugal, Paulo Cardoso, «Fernando Pessoa, cartas astrológicas» increíble trabajo de recopilación y análisis. Prometo un post sobre el libro en cuanto termine su apasionante lectura.

pessoa

Fractales, patrones geométricos y Astrología

Los patrones existentes en las “estructuras” en el cielo, y en toda la naturaleza en general, siempre han sido objeto de admiración. Las galaxias, la división celular, el rayo que precede al trueno o incluso las “insignificantes” nubes que recorren el cielo responden a esos patrones incógnitos en su día, predecibles en la actualidad. Para nosotros, observadores desde la Tierra, durante milenios esta admiración estuvo marcada por el sobrecogimiento o el temor, la magia, la superstición o sentimiento religioso. Hoy en día, hemos dejado pasar la admiración, el sobrecogimiento, el temor o superstición para dar paso a la convención, para explicar (racionalizar), predecir y reproducir en laboratorio todo tipo de fenómenos naturales. La teoría matemático-física de sistemas, la teoría del caos y su más divulgado filón: el patrón geométrico fractal existente en TODO, trajeron consigo la aceptación masiva de la existencia de dimensiones auto-referenciales o análogas entre sí. Una especie de actualización de la fórmula alquímica “lo que está arriba está abajo” o “lo que está fuera está dentro”. ¿Me acompañas y lo compruebas por tí mismo/a?

Así es como, en pleno siglo XXI, las llamadas correspondencias astrológicas y el principio acausal de SINCRONÍA (o coincidencia), un principio elemental en el que se fundamenta la Astrología, están más vivas que nunca en términos de pertinencia. Así, cuando los astrólogos identificamos una correspondencia entre el cosmos y el ser y su circunstancia, cuando hallamos una correlación entre lo celestial y lo terrenal, sencillamente estamos aislando “en laboratorio” una expresión de la totalidad, del caos, de aquellos antiguos patrones incógnitos que mencionábamos arriba. Atención que estamos hablando desde de la ciencia, usando su método y lenguaje. El modelo científico, la forma en que la ciencia ha elaborado siempre sus teorías (modelos predictivos) es a partir de la observación, la recogida de datos, su posterior análisis, y creación de la teoría correspondiente. En ocasiones, sin ser posible objetivar datos a partir de una realidad plenamente observable (véase el concepto matemático de infinito y la gran paradoja de que es demostrable –matemáticamente, a base de fórmulas interminables- que un infinito puede ser más grande que otro). La ciencia actualmente ha desplazado su foco de atención del más rígido mecanicismo hasta un paradigma holístico más abierto, más real. Quizás no estemos lejos del día en que la Astrología sea considerada una “geometría fractal de la vida”, como defendió ya en 1999 Michelle Jacobs en un artículo publicado por NCGR Journal, y regrese a las Universidades, de donde la echaron en el siglo XVII. Firmo este post con una animación fractal de la órbita de Júpiter en su movimiento de rotación, traslación y con sus retrogradaciones. ¿Ciencia? ¿Arte?

Fractal de la órbita de Júpiter (c) The Cosmic Intelligence Agency

Decálogo de la Superluna

La luna llena del 14 de noviembre de 2016 es definitivamente una superluna. La veremos un 30% más brillante y un 14% más grande. Hasta el 25 de noviembre de 2034 no tendremos otra cita con ella: se trata de la posición más cercana a la tierra del satélite en los últimos últimos 70 años. Quien tenga una selenita en casa, se asegura una carga magnífica si la baña a la luz de esta superluna.

superluna

Esta luna conecta el eje fijo Tauro-Escorpio / Tierra- Agua con un gran poder de manifestación, de corporeidad. A través del Primer Rayo de Voluntad y Propósito proyecta sobre nosotros un nuevo arquetipo de valores humanos, que impregnará la realidad en su aspecto social y económico, revelando una gran tensión entre lo caduco y lo por-venir. Esta luna nos habla de la regeneración de los principios básicos, renovar nuestro compromiso con nuestros sistema de valores y creencias entendidas como posesiones adquiridas, no heredadas. La necesidad de responsabilizarnos  y comprometernos con la verdad, con la chispa que enciende conciencias. Esta superluna nos llama a elegir. Algo así como si el foco de la superluna iluminara nuestro sentido de la “misión”, el concepto que tenemos de nuestra propia coherencia en relación con nuestro propósito en la vida, acentuándolo, revisándolo. Haciéndonos cargo de él. Transformándolo (no olvidemos que la luna llena en Tauro proyecta la sombra equivalente en Escorpio, por lo que cabe esperar crisis, miedos. Los refugios antiguos dejan de valer a la luz de la superluna.

El proceso de esta manifestación culminará en un ciclo de aproximadamente 6 meses, hasta abril de 2017. Apúntalo y sorpréndete. Algo que se mueve estos días se manifestará en esa época.

Es hora de poner pies en tierra firme: la superluna en Tauro nos lo pone fácil.

La luz reflectaría de la luna ilumina el sector del cielo habitado por la constelación del tenaz Toro. Se impone la necesidad de afilar bien las aristas de nuestra toma de conciencia, de nuestro “hacernos cargo” de todo lo que tengamos entre manos. Es la hora de la responsabilidad, de la “toma de tierra” que nos permita empoderarnos y convertirnos en imbatibles portavoces de aquello en lo que más creemos, de nuestras creencias y motivaciones más profundas. Más aún si estaban ocultas a los demás (el signo contrario a Tauro así nos invita: Escorpio).

A nivel colectivo, sea cual sea nuestro signo solar, podemos hacer uso de la firmeza y la imbatibilidad de Tauro y elegir no callarnos ante las injusticias. Otra reacción que puede darse es la del cambio y la energía enraizadora de Tauro ayudará en ese caso a las personas que hayan estado confundidas o indecisas; les aportará estabilidad en torno a un eje, por así decir.

En lo personal, esta superluna también puede contribuir a catalizar objetivos personales por los que se ha luchado duro en los últimos 6 meses, con resultados que se proyectarán en el marco de los 6 meses siguientes. Quien haya puesto la mira en un objetivo concreto, es muy probable que en estos días próximos a la lunación se den las circunstancias o el estado interior favorable para darle un impulso con fuerzas renovadas. Una buena cornada, vaya. El regente de Tauro, Venus, invita a disfrutar de la naturaleza si es posible. Si esto no fuera posible, activa la energía de Venus permitiéndote una pequeña auto-indulgencia de tipo “sensual” y recrea tus sentidos con adquisiciones bellas o que te satisfagan, con un masaje, una comida exquisita, dejarse caer en los brazos de cupido… No son equivalentes, pero ambas cumplen una función similar a este efecto.

Hay que tener presente que cada luna llena, sin importar la constelación que la enmarca, marca tiempo de cosecha. De recolección de aquello que fue sembrado en la luna nueva del sexto mes anterior. Así pues, toma un calendario y párate a pensar por un instante qué ocurrió o se manifestó en la luna nueva de mayo de 2016, porque estará recogiendo ahora su fruto. Puede que no te surja de inmediato el recuerdo de mayo, pero terminará por hacerlo, medita sobre ello y llegará como un eureka. Y ya que estamos con el calendario en mano, no está de más recordar también que la energía de recolección de esta luna de noviembre se prolonga durante las 2 semanas posteriores al perigeo. Por lo tanto, estemos bien atentos: tenemos todo el resto de noviembre para reconocer y estar receptivos para la cosecha. ¡A remangarse y a ver qué fruto madura en los próximos 6 meses!

Para terminar, un matiz a modo de recomendación: el Toro es fijeza, pero también fiereza. Guardémonos de personas o actos extremos. Especialmente en los contextos o escenarios donde es previsible que las personas defiendan férreamente sus posiciones, ya que existe el riesgo de que la voluntad dialogante entre las personas sea poco productiva. Es tiempo en que las personas se aferran a sus principios. Por eso, precaución.

Cómo alinearse con la energía de la superluna en tauro estos días. Te ofrecemos un pequeño decálogo:

  1. Sigue las reglas. Obedece las señales.

El pragmatismo de Tauro invita a no innovar de forma irreflexiva: sé honesto y humilde y construye o cambia tu realidad con pasos firmes y serenos. No «embistas» a tu realidad porque muy probablemente te la pegarás y tu esfuerzo no habrá servido para nada.

obedezca las señales

  1. Pon en práctica la máxima de “estar presente”.

Puede que estemos cansados de leer en nuestros textos de cabecera o de escuchar a nuestro monitor de yoga hablar del instante, del presente, etc. Bien, estos días prueba a dejar de leer o hablar sobre ello, deja de intelectualizarlo y practícalo de forma radical. Esta superluna te ayudará a encontrar belleza, trascendencia, verdad…, en lo cotidiano, en lo práctico, en la rutina, en el «ir haciendo» cosas.

  1. Armoniza con tu parte material.

Bien, vamos a dar por supuesto que inviertes infinidad de tiempo y recursos en refinar tu frecuencia de onda en todo tipo de terapias y herramientas new age para vivir súper-espiritualmente pero… seamos realistas: tienes un cuerpo, necesitas dinero, vives en la época del clímax de la civilización consumista/capitalista… pero no te preocupes, esta superluna te permite armonizar esta dura realidad material con tu espiritualidad. Tauro nos viene a decir que el dinero, el lujo, lo que entendemos por el “valor de las cosas” es también una forma de energía que, como toda, tiene sus correlatos. Esta superluna en el signo más materialista del zodiaco te dice que no has de temer por la escasez de dinero, por ejemplo, porque el dinero es también una manifestación de un tipo concreto de energía, que se puede correlacionar por ejemplo con uno de sus atributos equivalentes: la elegancia, el refinamiento. De acuerdo, no comemos “elegancia”, el “refinamiento” no nos paga las facturas, pero sí nos permite SENTIR y armonizar. Limpiar el canal por donde esa energía (y sus afines) se canaliza y MANIFIESTA. Así que, limpio el canal, abierta la puerta. Una vez dinamizada esa parcela quedamos listos para recibir. Pide (es decir, reza, medita, comoquiera que lo llames) y se te dará. Porque sencillamente lo que sea que necesites encontrará el canal mediante el que hacerse posible, si es cierto que lo necesitas. Toma conciencia de que somos seres espirituales teniendo la experiencia de ser humanos. De todo lo demás, somos meros espectadores. Medita sobre ello.

  1. Si tienes dudas, fíate de tu instinto animal taurino

El sensual tauro percibe más allá de lo que es visible. La energía taurina está especialmente conectada con el sentido del olfato y el gusto (rige parte inferior de la cabeza, garganta y cuello). Estos días, fíate de cómo te “huele” algo y acertarás.

  1. Grítalo a los 4 vientos.

Esta luna es muy expresiva ya que Tauro rige la garganta, decíamos, y su chacra correspondiente. Es un buen momento para expresar a alguien lo que realmente somos o sentimos. Hacer pública la causa de una campaña personal concreta. Salir del armario. Pero con tacto, recuerda que las lunas llenas siempre amplifican y exaltan ánimos. Marcan días de altísima implicación emocional. Evita hacer daño con tu sinceridad o tu secreto revelado.

domestika-onboard-6-9306676673c8d84424872e5a51b2d927

  1. Refuerza tus valores

¿Para qué vales realmente? Defiende tu autoestima y tus valores propios y aprovecha esta superluna para dar forma a tu vida y para dirigirla hacia dónde quieres. Eso sí, Tauro pide la coherencia del signo fijo: asegúrate de practicar lo que “predicas” y si estás en proceso y aún no estás muy seguro o firme en tus ideas o rumbo de vida, crea un mantra específico para la ocasión que te ayude a tener firmeza sobre ello.

  1. Evita simplificar la realidad

“No te fíes de las apariencias”, invita esta luna. En efecto, puede darse la energía (estando el sol en el indagador Escorpio), de querer dejar expuesto lo que de verdad hay debajo de las cosas. Esta superluna nos saca de nuestra zona de confort con lo establecido para movernos hacia un terreno un poco incómodo en el que preguntarnos realmente qué hay detrás de lo que vemos. No caigamos en un enfoque demasiado rígido al respecto, las cosas no son blancas o negras.

8 Si puedes, corre a abrazar un árbol centenario

Porque nada representa mejor la vibración de estabilidad y permanencia de Tauro que la raíz penetrando y nutriéndose de la tierra a la que da agarre. Intenta absorber la vibración de estabilidad, seguridad, fertilidad, abundancia y capacidad de regeneración que te puede aportar abrazar a un árbol centenario. Si no tienes ese tótem sagrado cerca, imprímetelo, visualízalo, haz lo que sea para tenerlo presente de algún modo.

arbol-centenario

*Luna llena en Tauro: lunes 14 de noviembre 2016. Hora: 14:52h en Barcelona a 22º37 con el Sol a 22º 37 de Escorpio.

La Luna y la intención (II)

La Luna y la intención (continuación).

Comprendamos algo más para dar el siguiente paso: cada vez que nos sentimos amenazados por algo, inquietos, desamparados, al límite, fuera de nuestra zona de confort, consciente o inconscientemente- por atracción o repulsión, en función de cómo tengamos integrada esa energía- buscamos la ayuda de los patrones energéticos que quedaron impresos en nuestra personalidad mediante el sello de nuestra luna natal. De ahí la importancia de comprenderla –trabajarla, como dicen los terapeutas, a mí me encanta ese término, me recuerda a amasar…-, conocer el tipo de energía que manifiesta según su posición para poder identificarla y agarrarnos a ella como una tabla de salvación en momentos de zozobra. La única forma de hallarla y usarla es activamente, reconociéndola con la intención, y no pasivamente con la expectativa. Esto podría chocar con la naturaleza receptiva de la Luna, que puede llevar a la confusión de que su naturaleza es estática. No señor. Pocos astros hay más dinámicos que la cambiante luna. Por eso pide (nuestro) movimiento. Para sobrevivir a esos momentos difíciles, para que nos hagan la menor mella posible, hemos de desplazar nuestro pensamiento y acción hacia el lugar que ocupa nuestra luna natal, hacia el tipo de energía que transmite y canaliza en nuestras vidas. Al principio será un ejercicio consciente que requerirá constancia hasta que quede automatizado. Después, con el tiempo lograremos hacerlo sin esfuerzo, sin resistencias, sin pensar. Habremos integrado esa energía de «primeros auxilios», habremos alcanzado la línea de flotación inicial. Después, en función del problema o drama entrarán otras energías planetarias en juego para hacernos evolucionar y comprender la verdadera magnitud de la situación o conflicto que nos afecta.

mujer_con_luna_blanco_y_negroEl desplazamiento intencional hacia esa energía nutritiva que nos reconforta y cuida con amor maternal, desinteresado y certero, sencillamente transformará nuestras expectativas, alineándolas con lo que “debe” suceder en cada momento porque estaremos preparados para ello, en lugar de desear y frustrarnos por no lograr cualquier otra cosa para la que no estamos preparados o que sencillamente no terminar de llegar porque realmente no lo deseamos de corazón, de forma genuina y auténtica, sino que es sólo nuestro ego o personalidad superficial siempre cambiante la que lo desea. Ya se sabe, uno atrae lo que es no lo que uno será. No puedo pedir algo que no puedo recibir. No puedo contener algo para lo que no tengo el recipiente adecuado. Se me escapará por mil grietas o sencillamente se marchará tan pronto como haya llegado a mi vida, depende del resto de la energía que esté en juego (demás planetas y su posición por signo). Si quieres conocer qué cualidad o energía te da y te pide tu luna natal, echa un vistazo a este recurso. No olvides que se trata de una información útil pero genérica, ya que en cada carta la Luna interacciona con los demás planetas de forma única y ese es un sello personalísimo e intransferible de tu personalidad.

Y recuerda, aliméntate bien emocionalmente. Pon tu intención, y no tus expectativas, en las emociones que te ayuden a ser quien quieres realmente.

Cuídate como lo haría tu mamá, porque la llevas dentro y sabe lo que necesitas.

 

La luna y la intención (I)

¡Qué difícil a veces encontrar el camino! Saber lo que es bueno para uno, librarse de engaños, de vacíos, frenos o inseguridades…Reflexionemos un poco: lo importante para armonizar con nuestros propósitos es fundamentar los cimientos de nuestras vidas en la intención que ponemos en las cosas o personas, y no tanto de las expectativas que ponemos sobre ellas. Pensadlo bien: éstas, las expectativas, están más sujetas a condicionamientos externos, dependen más de los demás o de circunstancias más volátiles o que no discernimos con toda la claridad que quisiéramos. Sin embargo, cuando nos concentramos en la intención que ponemos en las cosas, el cuento cambia. Pero lo hace porque en realidad somos nosotros los que hemos cambiado, haciendo que todo cambie a nuestro alrededor. Sin percibirlo conscientemente hemos alineado el eje de nuestra vida con el de nuestros propósitos y sobreviene la sensación de que las cosas, simplemente, funcionan. Esto forma parte de un proceso más emocional que racional ya que la clave está en la intuición, en escuchar a nuestro corazón, en encender la luminaria interior (Luna) que ilumina nuestra capacidad de discernir y sentir reflejando la gran luz exterior (Sol) que mantiene todo en constante movimiento, que da vida y sentido a todo. Por eso cuando hablamos de despertar esa luz sagrada en nosotros, esa energía que nos nutre y nos comprende, estamos hablando de la Luna.

luna

Para comprenderla, comencemos por lo más sencillo: lo primero, debemos conocer la ubicación de la Luna en nuestra carta natal, para ir asimilando más tarde las claves que nos proporcionan sus respectivas fases sucediéndose imparables desde el momento de nuestro nacimiento –nueva, creciente, llena y menguante-, mientras además recorre a razón de 1 signo zodiacal cada 2 días y medio aproximadamente. Imaginad: primero visualizaremos a una mujer –la luna es arquetipo femenino por excelencia- con una indumentaria que le sienta como un guante y con un look con el que se siente plenamente identificada. Esta mujer además tiene un armario con 12 atuendos distintos (los signos del zodiaco que recorre) y además cada semana cambia de carácter y se expresa en consecuencia: de discreta y meditativa en el caso de la Luna nueva a expansiva y brillante en el caso de la Luna llena, con sus matices intermedios. Estamos simplificando, claro está, pero esto nos servirá para entender al astro en toda su versatilidad.

El sistema solar en danza

Como parte fundamental de la Astrología está la comprensión de la mecánica planetaria. Te propongo en esta entrada un viaje virtual al Espacio para contemplar la fascinante danza del universo. Tomen asiento que empieza el espectáculo. Primero unas nociones de Física: el Sistema Solar gira en torno al centro de la galaxia con una periodicidad de 226 millones de años. Por su parte, tradicionalmente se ha considerado que este movimiento rotatorio de los planetas y demás cuerpos celestes del Sistema era fijo en un plano, entorno a la estrella Sol, que se mantenía en posición estática. Pero en los últimos tiempos, sorprendentes descubrimientos científicos de Mecánica Cuántica desvelan que el Universo conforma un patrón fractal del que nuestra galaxia y Sistema Solar no es ajeno. Más aún, éste se desplaza a un vertiginoso ritmo de aproximadamente unos 220 km/hora mientras va dibujando ondas que se desplazan en su ciclo rotatorio a modo de espiral que avanza en una dirección concreta. La conclusión, por sorprendente que pueda parecer, es que el Sol se mueve en una dirección y arrastra consigo a todos los planetas y cuerpos celestes contenidos en su sistema. Veamos una recreación de este desplazamiento:

Como veis, se trata de un gran baile en el que los planetas y estrellas se expanden por el universo hasta límites fuera de nuestra comprensión. El Hombre, desde antiguo, ha encontrado la forma de expresar con su cuerpo un correlato con el movimiento del Universo. Esta sorprendente analogía existe en danzas ancestrales africanas, y especialmente en la de los giróvagos derviches, quienes reproducen en su danza circular el movimiento de los cuerpos celestes entorno a un eje, el Sol, mediante giros y desplazamientos constantes. He aquí una recreación del giro derviche, una  hipnótica y bella expresión artística de Banafsheh Sayyad, reconocida bailarina y coreógrafa persa radicada en EEUU. Existen muchas muestras de giro derviche tradicional, pero escasísimas protagonizadas por mujeres; he querido aproximaros a esta rareza que, personalmente, me cautiva.

Fascinante correlato entre el movimiento de los cuerpos celestes y su inspiradora versión en danza, extáticas imágenes, parecen de otro mundo ¿verdad? En realidad, pertenecen al mismo, pero a escala. Con esta pequeña aproximación a las analogías entre «lo que está arriba y lo que está abajo» hemos querido plasmar parte de lo que evoca en nosotros la pasión por la Astrología. Girad, uníos al Cosmos, sintonizad con él y abríos a las sincronías que nos ofrece a cada paso.

Qué es Mediocielo.es (2)

Continuación de Qué es Medio Cielo (parte I)

A modo de metáfora, en Medio Cielo me gustaría dejar clara que la Astrología no es ninguna feria y que los astrólogos profesionales no venden «crecepelos», a pesar del intrusismo existente, como en todos los ámbitos profesionales. Por el contrario, desde mi óptica la Astrología no es esoterismo o pura moda new age, sino ley matemática, una dinámica permanente de sincronicidad, anticipatoria y retrospectiva al mismo tiempo. Una potente herramienta de autoconocimiento y de conocimiento del entorno, de las Leyes Naturales y sus ciclos.

orbes
Astronomía medieval

Una especie de «cosmobiología» en el sentido de que la Astrología permite dilucidar la correlación entre Cosmos y Bios, entre un Todo universal y lo Universal que existe en todas las cosas.

Con un lenguaje específico, traduce e interpreta estas relaciones mediante el símbolo, el arquetipo, para su plena comprensión. Por eso revisitamos este saber ancestral para aplicarlo a la sociedad moderna depurándolo de supercherías o «charlatanería». Defiendo a cuchillo un tipo de saber y un estilo de vida que conecta puramente con la intuición y la visión periférica. Simplemente enfoco este saber tradicional bajo una nueva luz contemporánea para liberarla de los clichés y cierto oscurantismo que la ha venido desvirtuando de modo que, una vez conozcas y te familiarices con los recursos que te ofrece, te pueda servir como canal de autoconocimiento y crecimiento personal en la misma línea que lo pueden hacer el yoga, la meditación, la filosofía, la psicología o la expresión artística, por ejemplo.

Empoderamiento (palabritagenuino, si utilizamos un concepto actual. Más aún, puede llegar a ser el recurso de coaching más íntegro y personal que puedes hallar, labrado por ti mismo/a cada vez que integras cada experiencia vital toda vez que comprendes las energías que entran en juego. Ser el mejor mentor de ti mismo/a es posible, aunque laborioso. Sin duda apasionante a cada paso. Conócete y libérate. Lo dicho, te hablo de un salir a la luz. Abrir tu mente y dejarte sorprender. Por eso Medio Cielo es también sinónimo de dignificación y creatividad. Acción en el mundo.

Qué es Mediocielo.es (parte 1)

El mapa del firmamento para cada persona obtenido a partir de su fecha y lugar de nacimiento se representa con el trazo de un círculo imaginario que forman las constelaciones zodiacales. Fruto de unas intersecciones geométricas concretas, el término Medio Cielo designa al punto más alto de ese círculo y corona lo alto del cielo en la carta astral de todos nosotros, es un punto de referencia allá en lo alto del cielo diurno, al igual que la Estrella Polar marca un centro orbital en el cielo nocturno.

cielo estrellado
«Noche estrellada sobre el Ródano», de V. Van Gogh

He escogido este punto de la carta natal para este blog porque:

El Medio Cielo representa un escenario de culminación, una especie de zénit, el punto álgido de las aspiraciones vocacionales y logros personales en el medio en el que nos desenvolvemos. Un salir a la luz. La energía de la materialización, principalmente de logros y reconocimientos y la dinámica que entra en juego en nuestras vidas en la lucha por conseguirlos. El lugar más visible, la vertiente pública, la cara vista de algo o alguien.

Desde un enfoque que pretende ser enriquecedor, no he creado con Medio Cielo un blog de contenidos predictivos, ni un dispensador de significados al uso, sino que deseo hablar de Astrología sin apostarme en su defensa o su demonización sobre su categoría ontológica, sino simplemente poner el foco en su pertinencia y validez como método de aproximación a la realidad. Soy de quienes piensan que la Astrología tiene una enorme utilidad en la vida, orienta en la toma de decisiones, da las claves en el análisis de acontecimientos, da comprensión y lucidez en los momentos críticos y puede potenciar y catalizar la superación de retos personales. Reivindico la Astrología como poderosa herramienta para ayudarnos y permitirnos ayudar a los demás. Aprender y enseñar.

La eficacia, la pertinencia de la Astrología es demostrable.

Al menos, si no lo has hecho ya, has de probar para poder opinar.

Accede aquí para continuar