Fractales, patrones geométricos y Astrología

Los patrones existentes en las “estructuras” en el cielo, y en toda la naturaleza en general, siempre han sido objeto de admiración. Las galaxias, la división celular, el rayo que precede al trueno o incluso las “insignificantes” nubes que recorren el cielo responden a esos patrones incógnitos en su día, predecibles en la actualidad. Para nosotros, observadores desde la Tierra, durante milenios esta admiración estuvo marcada por el sobrecogimiento o el temor, la magia, la superstición o sentimiento religioso. Hoy en día, hemos dejado pasar la admiración, el sobrecogimiento, el temor o superstición para dar paso a la convención, para explicar (racionalizar), predecir y reproducir en laboratorio todo tipo de fenómenos naturales. La teoría matemático-física de sistemas, la teoría del caos y su más divulgado filón: el patrón geométrico fractal existente en TODO, trajeron consigo la aceptación masiva de la existencia de dimensiones auto-referenciales o análogas entre sí. Una especie de actualización de la fórmula alquímica “lo que está arriba está abajo” o “lo que está fuera está dentro”. ¿Me acompañas y lo compruebas por tí mismo/a?

Así es como, en pleno siglo XXI, las llamadas correspondencias astrológicas y el principio acausal de SINCRONÍA (o coincidencia), un principio elemental en el que se fundamenta la Astrología, están más vivas que nunca en términos de pertinencia. Así, cuando los astrólogos identificamos una correspondencia entre el cosmos y el ser y su circunstancia, cuando hallamos una correlación entre lo celestial y lo terrenal, sencillamente estamos aislando “en laboratorio” una expresión de la totalidad, del caos, de aquellos antiguos patrones incógnitos que mencionábamos arriba. Atención que estamos hablando desde de la ciencia, usando su método y lenguaje. El modelo científico, la forma en que la ciencia ha elaborado siempre sus teorías (modelos predictivos) es a partir de la observación, la recogida de datos, su posterior análisis, y creación de la teoría correspondiente. En ocasiones, sin ser posible objetivar datos a partir de una realidad plenamente observable (véase el concepto matemático de infinito y la gran paradoja de que es demostrable –matemáticamente, a base de fórmulas interminables- que un infinito puede ser más grande que otro). La ciencia actualmente ha desplazado su foco de atención del más rígido mecanicismo hasta un paradigma holístico más abierto, más real. Quizás no estemos lejos del día en que la Astrología sea considerada una “geometría fractal de la vida”, como defendió ya en 1999 Michelle Jacobs en un artículo publicado por NCGR Journal, y regrese a las Universidades, de donde la echaron en el siglo XVII. Firmo este post con una animación fractal de la órbita de Júpiter en su movimiento de rotación, traslación y con sus retrogradaciones. ¿Ciencia? ¿Arte?

Fractal de la órbita de Júpiter (c) The Cosmic Intelligence Agency

2 comentarios en “Fractales, patrones geométricos y Astrología

    1. Gracias Libra, me apasiona vincular estos temas. Creo firmemente que hay una corriente subterránea, insospechada, aún sutil en nuestro discernir colectivo, que está movilizando este tipo de conexiones. Urano en tauro… veremos cosas hermosas y sorprendentes sobre esto, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *