Semana del 6 al 12 de junio

Qué bello es nacer en junio.

Junio es un mes especialmente agradable en cuanto a climatología en el hemisferio Norte, es el mes del Solsticio de verano, de la noche liminal de San Juan. Durante la primera quincena tendremos la luna creciente y la energía creciente del poder creativo. Venus y marte siguen fuertes en sus domicilios, venus en tauro, una bendición) marte en aries (energía fuerte y masculina, la parte de ti que busca ganar, que se concentra en un objetivo y va a por él).

Con Venus y Marte en sus signos de regencia, el deseo y el magnetismo en vez de desbordarse, se dirige en una dirección, se enfoca, va a por algo concreto.

Estamos preparados para hacer lo que decimos que vamos a hacer. Si necesitas mejorar o avanzar, aprovecha esta temporada de fuego, motivación y fuerza (ímpetu). Venus desde Tauro equilibra ese ímpetu y lo hace aterrizar, encontrar una base sobre la que echar raíces. Los amantes cósmicos colaboran y se entienden: marte calienta a Venus, y Venus templa a Marte.

Esto crea un mix de energía muy potente para manifestar amor. Si no estás en una relación, el romanticismo para amar la vida, apreciar la belleza de la naturaleza, percibir la comunión con todo. Sentir esa bendición del enamoramiento, pero no sólo por una persona, sino un enamoramiento por la vida. Con los amantes cósmicos tan fuertes, es fácil enamorarse de una persona, una afición artística, un lugar, la naturaleza… La semana comienza con un aspecto “sanador”, terapéutico, de naturaleza curativa: tenemos al Sol en Géminis en aspecto armónico menor (sextil) a Quirón en Aries. Para quienes estén inmersos en un proceso consciente de sanación o de desintoxicación, ésta es una oportunidad de cerrar la herida.

Emocionarnos por algo nuevo en nuestras vidas. Por conectar con otra gente en nuestras vidas. Ya hacia el fin de semana del viernes 10 de junio, el disfrute y el gozo, la emoción y pasión por la vida, van en aumento. Es muy probable que las lecturas, las conversaciones, las salidas, visitas, paseos, etc, que pongas en movimiento te hagan disfrutar un montón. El aprendizaje y la curiosidad también se benefician de energía creciente, presta atención a lo que internamente te tira o te apetece hacer, emprender, aprender, porque puede ocurrir que cobre protagonismo y se sienta como una imperiosa necesidad algo que antes simplemente te rondaba por la cabeza sin mayor pretensión. Es un pasar de “Me gustaría animarme a hacer cerámica algún día, tiene que estar bien eso”; a un: “Me apunto a este taller hacer cerámica del finde que viene con Paloma”. Y vas con tu amiga Paloma al taller y te traes tu primera pieza de cerámica a casa construida por ti mism@. Es decir, del embrión, de idea, a ser, a realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *