Surprise, you´re dead

Me tiene este agosto on fire, con tembladera incluida.

A ver: Venus viaja por la constelación de Cáncer hasta el próximo 26 de agosto, prácticamente coincidiendo con el Eclipse Total de Sol y también con Mercurio en plena retrogradación…. Venus rige el deseo y lo lleva al escenario de las necesidades, apegos y, ojo, también las fluctuaciones (Cáncer rige a la luna y su fluctuante luz, no está de más recordar que reflejada, no de propia emisión).

Así pues, la energía que Venus va a desplegar es elevar el deseo a la categoría de necesidad y decidir de una vez entre las opciones que venía barajando desde Géminis durante todo junio. En cristiano: más que necesitar un cambio, lo desearás, más que desear abandonar algo, necesitarás dejarlo. Lo bueno es que Venus nos está ayudando a dar un salto y a dejar atrás algo pasado, para dejar que el próximo Eclipse Total de Sol (21 de agosto) haga el resto. La mente (Mercurio) lleva dándole vueltas a ese bye bye sentimental muy activamente desde finales de mayo, principios de junio.

La fuerza de voluntad y el sentido de propósito (Sol conjunto a Marte en junio) le siguieron aportando empuje y sentido de misión, ya sólo queda por unirse al racimo planetario Venus, la apertura, la receptividad. Que pase la Maravilla, que se cumpla.

A mí estas potencias disponibles en agosto, más allá del mareo -…que, de verdad que es para marearse, con tanta intensidad en el cielo este mes…-, me gustan porque reconozco como más “verdad” en las personas, más certeza en la naturaleza de los deseos.

Oh, Lord!!! Wallaahi!!!

También me gusta porque veo que la voluntad se maneja con amor, con afán seductor, una llama que se daba por perdida es avivada y se expande sutilmente volatilizada, como sin tocarnos, en suspensión. Ya pasaron los días rigurosos para el corazón, aquello que se polarizó tan radical y abruptamente entorno a los días del Solsticio se rinde ante una nueva voluntad erotizada y amorosa. Mes este con una configuración planetaria tan heavy y propicia al renacimiento como no ocurría en años,  con llaves maestras, aperturas para abordar de frente cuestiones del tipo qué es realmente genuino para mí, cuál es mi auténtica necesidad en una relación hoy por hoy, etc. Sin dramas. Cuando la necesidad cambia, no tiene sentido alimentar necesidades antiguas… Mercurio retrógrado, con su inercia de introversión, ayudará a hacer inventario y reflexionar sobre ello.

Desde esta pasada luna nueva del 23 de Julio, ¿no notáis un shift brutal por dentro? Tiene que ver con que estamos en la antesala del Eclipse Total de Sol.

Por partes, así va la vaina marcada por la lunación que acompaña este mes de transformaciones y disolución.

  • Luna nueva en Leo del 23 de julio: focus, please. Tocó eliminar distracciones y pretextos y vernos de cara. Que levante la mano quien no se haya parado en seco simplemente para tomar conciencia de una vez de que estaba ante un nuevo camino. Traduzco de nuevo: que levante la mano quien no haya llorado o pataleado de alguna forma estos días.

No hablo de detenerse a sopesar si “este camino me conviene o no”, o de valorar los procons de distintas opciones… No, esa fase energética de desbroce ya ocurrió, esa energía ya estuvo disponible y lo que ocurre ahora es que hemos topado con el mismísimo km 0. (Ignition Time: entorno a la conjunción Marte con el Sol, cuando se unieron el 26 de julio y se pudo leer en glitter en todo el firmamento el lema: “Esto soy yo y en este punto quiero iniciar un nuevo camino” o en versión menos autoconsciente, nos planteó un gran interrogante “¿quién soy yo ahora?”). A desidentificarse, camaradas.

  • Creciente del 30 de julio, en Escorpio: gana visibilidad la manifestación de la intención o el deseo que llevamos bullendo por dentro (y que irrumpirá irremediablemente tras el eclipse). Es momento de identificar cuánto queremos lo que queremos, y si estamos alineándonos con personas y situaciones que nos motivan o que al contrario nos drenan la energía. No scape. El Universo nos pone en fila india para ir tirándonos al vacío desde nuestras estructuras más altas.
  • Llena el 7 de agosto en la constelación de Acuario: ofrecernos a un propósito superior cuando emerjan las novedades que traerá sin duda esta luna. Algo va a quedar atrás, desafiliado del alma. Toca encender una nueva llama, no avivar una antigua. Estamos en un clima emocional tope disruptivo. Ahora mismo la temeridad tiene premio, aunque en el proceso de transformación tengamos que pagar a cambio el peaje de ser durante unos días canal de oscuridad, especialmente las mujeres (porque esta lunación trae eclipse parcial de Luna, la pasamos en la sombra).

Para completar esta plataforma de “trampolín” cósmico que nos afectará a todos, TODOS, termino apuntando que Urano está muy potente concentrado sobre nosotros (está justo ahora estacionario, a puntito de retrogradar) y acompaña con su despliegue de pensamientos o actos subversivos toda una serie de cambios a la fuerza… Surprise, you´ re dead!! Ha, ha, ha… Open your eyes.

Independientemente de nuestro grado de “apertura”, fuerza o sensibilidad, la mayor parte de la gente vibraremos en la polaridad entre transgredir o preservar el orden establecido. Lucha.

La inercia del confort  (de lo conocido o acostumbrado) probablemente nos invite a oponer resistencia a la energía de cambio que viene de cara. Pero las cosas, cuando no las dejamos pasar, se nos precipitan encima y nos dejan hechos unos zorros. Así que déjate renacer y fluye en el cambio. Tranquilidad, hay hospitales.

Recapitulo: aquellas situaciones o relaciones marcadas por el desequilibrio van a llegar a un punto de tensión tal, o van a evidenciarse tanto, que va a ser necesaria una transformación profunda, una modificación de ejes de poder. Si hasta ahora no habías sostenido ningún vacío, vas a ver al Maestro de cara.

Si la cosa que estas semanas entra «en coma» iba ya mal, puede terminar. Si la cosa iba bien pero había algún límite, se rompen los patrones y surge un nuevo ambiente, con Urano no pretendas una solución de continuidad, más bien mentalicémonos a ser receptivos a todo lo contrario a lo de antes.

Mención aparte merece el eclipse de sol. Me lo llevo a otro post.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *